Ciencia & Tecnología

Logran reducir enfermedades de soja con fertilización y fitoestimulantes

Logran reducir enfermedades de soja con fertilización y fitoestimulantes

Investigadoras de la Facultad de Agronomía de la UBA, obtuvieron muy buenos resultados en sus estudios con nutrientes y fosfitos para controlar patógenos de la soja habitantes del suelo, que provocan daños de hasta 80% en los rendimientos.

15.10.2014  Dos trabajos de tesis (de Agustina Elesgaray y Natalia Tobar) en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) permitieron encontrar resultados alentadores con el uso de macro y micronutrientes, y fitoestimulantes para controlar enfermedades de las plantas. Desde la cátedra de Fitopatología, las investigadoras lograron reducir hasta 42 y 47% la incidencia de Macrophomina phaseolina (causante de la podredumbre carbonosa del tallo) en ensayos con potasio, manganeso y fosfitos, y revirtieron efectos negativos del glifosato sobre la sanidad de la soja.

La podredumbre carbonosa del tallo puede provocar daños de hasta 80% en los rendimientos de soja. Afecta principalmente a provincias del NOA, como Santiago del Estero y Salta, e incluso a países vecinos como Paraguay y Brasil. Se trata de un hongo muy difícil de controlar, debido a que no existen variedades de soja resistentes y a que posee más de 500 hospedantes y no desaparece con rotaciones de cultivos.

"Una vez que el hongo está instalado en el suelo es muy difícil de controlar. Además, los síntomas en las plantas recién se observan durante la floración, hacia el final del ciclo, cuando ya no se puede resembrar ni aplicar fungicidas", explicó Natalia Tobar, ayudante de la cátedra de Fitopatología de la FAUBA.

En sus estudios de tesis para la Maestría en Producción Vegetal de la FAUBA, dirigida por los profesores Marcelo Carmona y Raúl Lavado, Tobar logró reducir 42% esta enfermedad con una aplicación 200 kg de potasio por hectárea en el estadio fenológico R4, cuando comienza el periodo crítico del cultivo. Al mismo tiempo, alcanzó reducciones de 40% (con 100 kg de potasio/ha, más 600 grs de manganeso) y de 35% (aplicando sólo manganeso).

"Por gramo de raíz en una planta infectada, sin tratamiento, encontramos unas 12.000 unidades formadoras de colonias (que se utilizan como medida de la intensidad de la enfermedad)", indicó Tobar. "En los cultivos tratados, tuvimos 7000 unidades", detalló, y advirtió que hasta ahora los ensayos fueron realizados en invernáculos y restaría validarlos a campo.

Por su parte, Agustina Elesgaray, encontró respuestas significativas en la sanidad de las plantas al aplicar fosfito de manganeso en cultivos tratados con glifosato.

Los resultados indicaron que el glifosato agudiza la severidad de la enfermedad  causada por Macrophomina phaseolina. En tanto, la dosis conjunta del herbicida con fosfitos de manganeso reduce 47% el ataque del patógeno.

"Cuando aplicamos el glifosato con el fosfito, la enfermedad se redujo 30% comparado con el testigo y 47% respecto de una planta de soja aplicada con glifosato e infectada con el patógeno", explicó Elesgaray, cuyos estudios también se enmarcan en una tesis de la Maestría en Producción Vegetal de la FAUBA, dirigida por Carmona y Karina Balestrasse, docente de la cátedra de Bioquímica. Además su trabajo forma parte de un convenio entre la FAUBA y la empresa Spraytec, que solventa su beca de posgrado y parte de las investigaciones.

"Los resultados que obtuvimos son importantes porque el glifosato es el herbicida más usado en la historia de la agricultura. Nosotros proponemos que los productores apliquen este producto con fosfitos. De este modo, además de tener el efecto herbicida, podrían reducir la enfermedad", dijo Elesgaray,

Las investigadoras de la FAUBA destacaron el aporte de la fertilización para aumentar el rendimiento de los cultivos y reponer los nutrientes al suelo, entre otros aspectos. No obstante, advirtieron que la nutrición también es un factor de peso para aumentar las defensas de las plantas y controlar enfermedades.

En un ensayo preliminar, realizado en colaboración con Anita Mantese, docente de la Cátedra de Botánica Sistemática de la FAUBA, Tobar comprobó que aquellas plantas que fueron fertilizadas con 200 kg de potasio/ha presentan un mayor crecimiento secundario en comparación con el testigo y un mejor control de patógenos. El manganeso también influiría en el sistema de defensa de los cultivos y forma parte de los ensayos que se llevan a cabo en la Cátedra de Fitopatología de la facultad.

Fuente: Nuestro Agro / FAUBA

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.

Sólo los usuarios registrados pueden dejar comentarios.

Ingresar   Registrarse