Lechería

El acuerdo de ATILRA con el CIL genera rispideces y ya se rumorea una renuncia inesperada

El acuerdo de ATILRA con el CIL genera rispideces y ya se rumorea una renuncia inesperada

Fuentes calificadas del sector industrial confirmaron que este acuerdo con el gremio no fue debidamente consensuado en el seno de la institución. Excepto las grandes, el resto de las industrias estarían evaluando alejarse del CIL. Según trascendió, el próximo jueves en reunión plenaria, se decidirá la continuidad en el cargo del presidente Miguel Paulón.

01.02.2017  

El acuerdo paritario entre el gremio de los trabajadores lecheros (ATILRA) y la Cámara que representa a las principales lácteas del país (CIL) está esquilmando la unión institucional de las industrias.

Según fuentes confiables del sector industrial, este acuerdo con el gremio no obtuvo el consenso de todos los miembros del CIL, como habitualmente solía ocurrir en estas instancias, lo cual hizo mella en la confianza depositada en la conducción de la institución, a cargo del avezado Ing. Miguel Paulón. Tal es así, que a fines de la semana pasada el propio presidente del CIL hizo circular un mail entre los industriales socios, con un mensaje premonitorio: “soy consciente que no es lo que muchos desean pero evalué que un paro general es más caro y las cosas no están para perder un peso más. A los que no consentían esta grilla, mis disculpas, y como siempre les digo ‘mi puesto no está comprado’; o sea, cualquier decisión que tomen será recibida con agrado por mí”.

En este sentido, trascendió que mañana jueves a las 11:00 h en la sede del CIL en Buenos Aires, habrá una reunión plenaria, en donde se explicará el acuerdo con el gremio ATILRA y a partir del aval que reciba su actuación en dicha negociación, el Ing. Paulón podría poner a disposición de la Comisión su renuncia al cargo.

La disconformidad de APYMEL

Por otra parte, la entidad que nuclea a la mayoría de las pymes lácteas del país ya manifestó a través de las redes sociales su disconformidad en torno a este acuerdo alcanzado por ATILRA y el CIL, lo cual preanuncia inconvenientes en torno al acatamiento de la paritaria, que tiene fecha de firma en el Ministerio de Trabajo el próximo 8 de febrero a las 14 horas.

Según pudo conocer Nuestro Agro, las pymes intentarán frenar la homologación de la paritaria en la instancia de aprobación política, pero si se toman como antecedentes las paritarias anteriores, las pymes no cuentan con la fuerza suficiente como para torcer un acuerdo que es avalado por las grandes usinas.

De todos modos, este escenario es distinto porque por primera vez en muchos años, varias de las empresas que conforman el CIL no están de acuerdo con la negociación que cerró el Ing. Paulón con el gremio.

Empoderamiento y gestión

Cabe destacar que la conducta institucional de los miembros del CIL a lo largo de los años ha sido muy disciplinada en cuanto a respetar el empoderamiento del presidente de la institución, acatando sus decisiones y avalando su criterio para la defensa de los intereses del sector industrial en cada coyuntura. Pero esta vez, esa consistencia institucional parece estar crujiendo, producto de esta incómoda negociación con ATILRA en plena crisis sectorial.

Según comentan fuentes industriales, a Paulón se le cuestiona haber cedido frente a la presión del gremio en un contexto de extrema fragilidad en las finanzas de las empresas, pero al menos se le reconoce haber frenado el aumento del polémico “Aporte Solidario” como un pequeño triunfo ante el poderoso sindicato.

Por el momento, Paulón cuenta con el apoyo de las más grandes, que reconocen en su gestión haber evitado un inminente paro de 48 horas, que hubiese costado a las usinas muchos más que el aumento otorgado finalmente. Las medianas, mientras tanto, amenazan con alejarse del CIL en señal de disconformidad por lo mismo. Éstas, confiaban en que un conflicto de magnitud hubiese torcido la acción política en su favor, confiando en que el actual Gobierno no hubiese amparado los métodos coercitivos del gremio, tal como lo hacía la administración anterior.

Durante 2016, al menos diez empresas del CIL renunciaron y se pasaron bajo la órbita de APYMEL. Igualmente, el CIL sigue contando con la mayor representatividad en cuanto a litros industrializados y cantidad de empleados afiliados al gremio, por lo que su incidencia en las decisiones continúa vigente.

Fuente: Nuestro Agro (Gustavo Gigena)

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.

Sólo los usuarios registrados pueden dejar comentarios.

Ingresar   Registrarse
Últimas noticias en 'Lechería'
Últimas noticias
Edición Impresa Febrero 2017