Nuestra Región

Pese a la sequía, se observan muy buenos rindes en la soja del centro de la provincia de Santa Fe

Pese a la sequía, se observan muy buenos rindes en la soja del centro de la provincia de Santa Fe

Con un avance de cosecha del 45% en el centro norte santafesino, la BCSF informó que en la zona de los departamentos Castellanos y Las Colonias los rindes oscilaron entre 38 y 47 qq/ha. No obstante, estiman una reducción del 17% en el promedio del área de estudio.

19.04.2018  
Segunda semana donde las condiciones climáticas de inestabilidad y precipitaciones se concretaron en todos los departamentos del área de estudio. Nuevamente la particularidad radicó en la intensidad de las lluvias, la que permitió una buena a muy buena infiltración en los suelos del total de agua caída, considerándose un 100 % de eficiencia y óptima instancia de recuperación y recarga de los perfiles, tras el período seco. Los valores de los registros pluviométricos fluctuaron entre 05 y 50 mm.

Los equipos y cosechadoras estuvieron en movimiento y continuó el proceso de cosecha de los cultivos. Los rendimientos en cada uno de ellos siguen revelando una gran heterogeneidad, siendo la principal característica de la campaña 2017/2018.

La baja incidencia y presión de los insectos, como así también las plagas en los cultivares desarrollados, solo en lotes o sectores puntuales, fue una particularidad y característica de importancia que reinó en la campaña 2017/2018 de los cultivos. Han tenido mayor impacto y resistencia las malezas, revelando un comportamiento más resistente y planteando desafíos para las futuras siembras.

Para el período comprendido entre el miércoles 18 al martes 24 de abril de 2018, los pronósticos prevén desde el inicio hasta el final del período condiciones climáticas con alto porcentaje de humedad y condiciones de inestabilidad que se irían incrementando día tras día, al igual que la nubosidad y altas probabilidades de precipitaciones en toda el área, desde el domingo 22 en adelante. Las temperaturas medias diarias fluctuarían entre mínimas de 19 a 23 ºC y máximas de 23 a 32 ºC.

Las previsiones climáticas descritas podrían condicionar la realización de las diferentes actividades en los distintos sistemas productivos, en el área con inestabilidad climática. 

Maíz temprano (de primera)

Fin de ciclo del cultivo, campaña 2017/2018, con una superficie sembrada de 78.000 ha, superficie cosechada (grano comercial) de 56.500 ha, con un rendimiento promedio de 76,0 qq/ha y una producción de 429.380 tn.

Se obtuvo una pérdida consolidada de la producción de 18%.

Soja temprana (de primera)

La inestabilidad y las precipitaciones que se produjeron en toda el área durante 2 a 3 días, con altos porcentajes de humedad ambiente, incidieron directamente en el ritmo de recolección, deteniéndose en ese período. Luego, a medida que las condiciones lo fueron permitiendo, se reanudó gradualmente el mismo, logrando un grado de avance del orden del 45 %, representando aproximadamente unas 405.000 ha.

Los rindes fueron consolidándose y levemente incrementándose, siendo los mismos variables y heterogéneos. En los departamentos del norte del área los rendimientos promedios obtenidos fluctuaron entre 10 y 25 qq/ha; en los departamentos del centro del área de estudio entre 20 y 37 qq/ha, con lotes puntuales de entre 40 y 55 qq/ha; en los departamentos del sur del área de estudio oscilaron entre 38 y 47 qq/ha, con lotes puntuales de 60 qq/ha.

Se estimó una reducción del 17 % en el rendimiento promedio del área, el que fluctuaría entre 29 y 29,5 qq/ha, reduciéndose de 6 a 6,5 qq/ha comparados con la campaña anterior, que en dicho cultivo fue de 35,5 qq/ha.

Soja tardía (de segunda)

La inestabilidad y las nuevas precipitaciones que se registraron en la semana cubrieron las necesidades de los cultivares, en las distintas etapas fenológicas en que se encontraron.

Los indicadores que se observaron fueron: poco desarrollo de estructuras y stand de plantas, bajas alturas, entresurcos no cerrados, no uniformidad de lotes y mortandad de plantas; además de problemas de crecimiento y generación de hojas (área foliar) en algunos lotes. Dichas características serían irreversibles a pesar de las lluvias.

Ante esto, un 80 % del área sembrada presentó diferentes grados de afectación, situación que redundaría en el deterioro de los cultivares y se verían reflejados en los resultados finales.

Maíz tardío (de segunda)

Un cambio experimentaron los cultivares, particularmente en la coloración de las hojas y su turgencia, consecuencia de la disponibilidad de agua útil luego de las precipitaciones, pero otros indicadores como el bajo desarrollo en altura, estructura y uniformidad de plantas, lotes desparejos y stand de plantas por ha, no cambiaría.

Un 80 % del área sembrada, presentó estado regular, dicha superficie manifestó distintos grados de afectación y síntomas característicos del estrés hídrico y térmico. El porcentaje restante en estado bueno y con bajas consecuencias.

Fuente: Nuestro Agro / BCSF

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.

Sólo los usuarios registrados pueden dejar comentarios.

Ingresar   Registrarse
Últimas noticias en 'Nuestra Región'
Últimas noticias
Edición Impresa Junio 2018