Nota publicada Edición Impresa "Julio 2018"
Tema de Tapa

"Las personas deben entender los objetivos de la empresa"

 "Las personas deben entender los objetivos de la empresa"
Raúl Beltramino no se guardó ningún secreto y compartió con la multitudinaria asistencia su historia, sus métodos y sus resultados.
Con la sencillez que lo caracteriza para contar sus experiencias, exhibiendo errores y aciertos, Raúl Beltramino reveló los secretos de su empresa familiar integrada por su esposa (Marcela), sus dos hijos (María Luz y Andrés), su yerno (Rodrigo) y su nuera (Valentina). La necesidad de transitar un largo camino con equipos de trabajo basados en la confianza y la capacidad de cada uno de sus integrantes, es una de las claves para alcanzar los objetivos planteados.
 "Espero que esta jornada haya colmado sus expectativas; para nosotros ha sido un lindo encuentro para compartir vivencias también con nuestros sponsors, proveedores, amigos y trabajadores". Durante su exposición, que generó gran interés en los presentes, el reconocido productor  ponderó los comienzos de la empresa familiar, con sus padres ("Tito" y Florinda) como protagonistas.
"El proyecto arrancó con ellos y cuando regresé del Servicio Militar nos dieron la oportunidad de incorporarnos a la empresa", rememoró. En ese entonces ya había complicaciones en la zona a partir de las cuestiones climáticas porque, según contó, "las inundaciones nos golpeaban mucho y hubo un año que estuvimos seis meses sin poder salir del establecimiento así que durante todo ese tiempo no tuvimos un ingreso y la pasamos como pudimos".
La lechería y "las Holando" despertaron toda la curiosidad en este productor que se planteó en sus comienzos un crecimiento sostenido. Al respecto, expresó: "me dediqué exclusivamente a eso y recuerdo que me incorporé a uno de los grupos GAICOS que organizada SanCor, donde ya se hablaba de crecer en el negocio". Ese espíritu lo llevó a juntarse con 13 productores para comprar una arrolladora, una experiencia que lo marcó para continuar por la senda del crecimiento y "nos dio la posibilidad de disponer de la tecnología que iba apareciendo en ese momento".
La necesidad de contar con información y números, llevó al grupo a incorporar un asesor CREA que fue muy importante a la hora de gestionar y planificar. "Eso es fundamental para una empresa porque nunca dejamos de hacer gestión y cada día necesitamos más", reconoció Beltramino en la charla.
Manejo y tecnología son dos conceptos que van de la mano desde hace décadas porque "nosotros veíamos que debíamos simplificar algunas tareas en los tambos y trabajamos en ese sentido; así apareció el autoconsumo, la guachera comunitaria, que los animales no queden más de dos horas en la sala de espera, en definitiva todos aspectos que continuamos aplicando y mejorando". La capacitación representa uno de los puntos centrales y por eso destacó: "también llegó la etapa del semen sexado que lo incorporamos e hicimos un curso de administración de empresas que también hacen mis hijos".

Misión y objetivos
"La empresa agropecuaria que produce leche, grano y carne, debe ser rentable, sustentable y atractiva", aseguró Beltramino. Motivar a todos aquellos que conforman el equipo de trabajo genera compromiso para lograr la superación personal. De esa manera, los desafíos propuestos pueden llegar a cumplirse. 
Al respecto, mencionó en la charla: "un objetivo es producir más forraje aumentando la participación y cosechando mejor el pasto; también hay que seguir trabajando en la adecuación de las estructuras, en cantidad de bajadas, en corrales, que no se superen las dos horas en el ordeño, que llegue el agua a todas las parcela porque es importante que el agua esté cerca de las vacas". El manejo hace la diferencia y el productor lo sabe: "queremos sostener una producción de 16.000 lt/ha/año y de 29.000 lt. en el tambo de encierro; también estamos trabajando fuertemente en achicar las vacas porque queremos un animal todo terreno".
Como muchos, el establecimiento también se dedica a la agricultura porque diversificar representa otra de las claves. En ese sentido, contó que "pretendemos mantener una rotación con alta producción de gramíneas, mantener los niveles de fertilidad y propiedades físicas, evitar la compactación de los suelos y trabajamos en esa línea". Además, reveló que todo lo producido se transforma en carne y leche, criterio adoptado que dio sus frutos en un año seco al tener la posibilidad de mantener la actividad ganadera  pese al inconveniente climático.
Beltramino ofreció un panorama de "Comercial Eusebia", una de las firmas que lo tiene como protagonista y que fue transformada en sociedad anónima. Los servicios, el capital y el factor humano son una muestra de la mirada integral que tiene sobre el negocio. "Elaboramos alimentos balanceados, comercializamos granos, agroquímicos, realizamos fumigaciones, servicios de labranza pesada, entre otras", describió.
Pero sin dudas, la producción de leche es su forma de vida. La empresa Agropecuaria Beltramino cuenta con seis tambos, uno de encierre rotativo y los otros basados en sistemas pastoriles. Y además, se encuentran trabajando con un establecimiento que tiene un rodeo cruza (Holando y Jersey). "En total trabajan 56 personas que incluyen a 35 familias y además hay un equipo de profesionales CREA, contadores, veterinarios que también nos ayudan a seguir", resaltó y comentó que su socio (Darío) está abocado a la parte agrícola y de infraestructura.

El caso "La Tostada"
El establecimiento "La Tostada", ubicado en la localidad de Eusebia, el 50% del activo está en la ganadería y representa el 60% del resultado, mientras que el resto lo aporta la tierra, la agricultura y la maquinaria. 
"Se necesita más trabajo, con un buen sistema de coordinación, requiere más gerenciamiento, la alimentación debe ser de primera calidad y cantidad, hay que disponer de mayor recurso financiero, todo se embolsa, y de mayor cantidad de maquinaria", señaló. Al referirse a las ventajas  del sistema, explicó que "las vacas caminan menos, la henificación, el agua, por eso hay alta productividad de leche y menor caída en verano, mayores estados corporales, pero están los problemas de patas y mastitis, todo nos ayuda para comparar con el otro sistema, aquí tenemos mayor carga, en este campo propio nos permitimos adoptar tecnología con mayor libertad".
Para Beltramino, el sistema pastoril simplificado requiere "de una muy buena base forrajera, un balance funcional por medio de un alimento balanceado en la sala de ordeño y un mayor control de las rutinas". Entender bien el sistema pensando primero en el pasto,  en el silo-heno y después el balance nutricional con el balanceado. "La simplificación es más leche con una buena rutina, agua en la parcela y sombras móviles, más confort, más bienestar animal; hay baja inversión en maquinaria, con un tractor, una desmalezadora, un rabasto, y un pinche puede funcionar perfectamente y permite un crecimiento más horizontal" destacó. A la hora de comparar, puntualizó: "la renta de estos sistemas es de 19% en el pastoril simplificado y en La Tostada da el 12%; es lo que nos viene pasando a nosotros después de varios años de gestión".
En cuanto a las vaquillonas, se recría todo lo que sale de los tambos y después  15 a 20 días la ternerada  se traslada a otro campo. Allí están unos 180 días de encierro, con balanceado y buen heno y luego pasan a otro campo donde se inseminan (en el 70 a 80% se hace semen sexado). También se hace simplificación con pasto y autoconsumo de silo, estratégicamente con algún concentrado. Respecto a los machos, todos van a un feedlot y a los 200 – 220 kg se venden.
La agricultura también tiene su protagonismo: "analizamos el negocio campo por campo; en estos últimos tiempos hemos dejado algunos campos que no eran rentables y nos posicionamos en otros en campos de mejor actitud; hacemos trigo, soja y maíz, trabajamos mucho en la rotación y en estos últimos años con los problemas de excesos de lluvias hemos trabajado mucho en desagües, nivelamos lotes y utilizamos toda la información que genera el CREA en distintas zonas". De todas maneras, aclaró: "nos preocupa el control de las malezas, queremos ajustar más la rotación con mayor proporción de trigo, continuar con la maquinaria propia y nuevas tecnologías y no dejar de analizar campo por campo; nosotros debemos seguir con la empresa diversificada".
Al respecto, expresó: "queremos seguir dentro de la diversificación agregando valor en leche, grano y carne, lo que requiere mayor gerenciamiento, mantener la cantidad de vacas, instalaciones cada vez más funcionales  acordes a las nuevas tecnologías, simplificación y automatización; hoy vemos que hay muchas herramientas que nos permiten adecuar los campos con la carga acorde a la cantidad de animales, queremos producir primero el pasto y venir cosechando con la vaca". Y agregó: "producir más forraje con fertilización y depender menos del grano porque queremos pasar de un 33% de pasto a un  40%".
Por último, remarcó: "todo lo que es servicio, en gran parte lo hacemos por administración, sembramos, cosechamos, hacemos rollos, los efluentes se esparcen en los campos con muy buenos resultados y hoy hacemos trabajos en taller para reparar roturas y mantenimiento; reparamos nuestra propia estructura y armamos todo el sistema de distribución de agua en los campos"

El desafío de ser más eficientes
"En los últimos años se fueron haciendo ajustes y hoy no alcanzan, lo que demuestra que aún debemos ser más eficientes", reconoció Beltramino. Sin embargo, alentó: "en el camino hay dificultades pero también de oportunidades que no hubiera podido aprovechar si no hubiera tenido un sueño con objetivos claros y una esperanza en el futuro; el CREA es mi segunda familia, me han ayudado a ser mejor persona y mejor empresario, estamos convencidos del intercambio porque es lo mejor que podemos tener". 
Por último, se refirió a los desafíos que plantea un negocio a cielo abierto: "debemos entender que estamos expuestos a las contingencias climáticas y por lo tanto tenemos que estar preparados para enfrentar situaciones críticas; hoy mis reservas me permiten alimentar bien porque fueron elaboradas con antelación a la devaluación de nuestra moneda, pero ya me reuní con mi nutricionista y le planteé que necesito seguir produciendo leche a menor costo, seguir preñando vacas y mantener el estado corporal". Y en el final sacó a relucir el espíritu CREA: "claramente la situación de los tambos está complicada, pero tenemos procedimientos para superar este trance". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar