Nota publicada Edición Impresa "Julio 2018"
Lechería

Desesperante situación del eslabón primario

Desesperante situación del eslabón primario
El 10 de julio, luego de la suspensión de la reunión con el presidente Macri, Agroindustria se reunió con algunos integrantes de la cadena.

Por quinto mes consecutivo la rentabilidad del tambo promedio en Argentina fue negativa. Los costos en dólares se dispararon y el precio al productor aumentó de manera insuficiente, con un mercado internacional que no alcanza a traccionar lo necesario. Hay desconfianza en las estadísticas oficiales. Se demora el encuentro de la cadena con el presidente Macri y se agrieta la Mesa de Competitividad. ¿Protesta en puerta?

La coyuntura obnubila cualquier proyección de largo plazo en la lechería nacional. Junio fue un mes durísimo para la producción primaria, jaqueada por el aumento sideral de los costos (atados al dólar) y un aumento del precio insuficiente que no compensa la rentabilidad negativa y la descapitalización de la empresa tambera.
En este contexto, el INTA difundió los números rojos de la actividad (ver Gráficos 1 y 2) con números negativos que igualmente no se condicen con la pronunciada devaluación de los últimos meses. Mientras el costo de la leche de abril aún no reflejaba la fuerte apreciación del dólar, en mayo se esperaba que los números oficiales reflejen el impacto negativo de un dólar a 28 pesos, sin embargo, sorprendió que el costo se incrementara levemente, lo cual generó desconfianza entre los productores, que consideran que el desfasaje es muy superior al mes precedente.
La industria láctea santafesina pagó en junio un promedio de 6,33 $/l, mientras que el costo promedio de producción en mayo fue de 7,04 $/l para los tambos chicos, de 6,60 $/l para los medianos y 6,85 $/l para los grandes, considerando la información divulgada por el INTA Rafaela a mediados de junio (ver Cuadro). Sólo los tambos del decil superior analizado, obtuvieron entre un 4 y un 5% de rentabilidad.  
A principios de julio Nuestro Agro constató que las principales industrias de la región darán un 5% de aumento por la leche de junio, lo cual representa entre 0,30 y 0,40 $/l, que sin embargo no llegará todavía a cubrir los costos de producción, los cuales cabe suponer seguirán moviéndose hacia arriba en la gran mayoría de los tambos. Según esta estimación, junio será el quinto mes de rentabilidad negativa para la empresa tambera promedio.
Mientras tanto, el Ministerio de Agroindustria no reacciona ante la crisis de rentabilidad que el mercado acentúa mes a mes, con tasas de interés vigentes y costos financieros inviables para hacerse de capital de trabajo; un Banco Nación que desde lo discursivo siempre se muestra comprensivo y dialoguista pero que en la práctica, en la cuenca lechera central santafesina, nunca auxilia ni contempla ningún caso crítico en materia de financiamiento.
Ya no se trata de especulaciones o afirmaciones sediciosas de entidades opositoras, son los propios datos oficiales que se publican los que confirman que la coyuntura del productor primario ya pasó a ser un desastre estructural que pone en peligro su sostenibilidad.

Una grieta en la Mesa 
Junio presagiaba el tercer encuentro de la cadena láctea con el presidente de la Nación, dado que la crisis en el eslabón primario así lo ameritaba. Consecuentemente, la Dirección Nacional de Lechería decidió, primero anunciar la cita de la Mesa de Competitividad con Macri para el martes 10, pero sorpresivamente 48 horas después, comunicó la cancelación de la reunión "por problemas de agenda del presidente" y convocó en su lugar a otra reunión ese mismo día pero en el Ministerio de Agroindustria. Esto enfureció a las entidades de productores de Santa Fe y Córdoba que sintieron que les estaban "tomando el pelo", y por esa razón anunciaron que se bajaban de la reunión. "Si no entienden la problemática lechera en toda su magnitud, después de haberse caído estrepitosamente la producción por el achique de los rodeos, la liquidación de tambos y mortandad de animales como lo hemos vivido en estos años, es inútil que continuemos dialogando en estos términos", expresó en un duro comunicado la MEPROLSAFE. "Ahora nos informan que Macri nos atendería recién a fines de Julio. ¿A qué estamos jugando? ¿Qué pretenden los funcionarios?", se preguntaron desde la entidad más representativa de los tamberos santafesinos, una vez que se enteraron que la reunión "de urgencia" se había suspendido.
Bajo el título "Basta de engaños!", los productores volvieron a reclamar: "esto no lo arregla el mercado, esto se resuelve con una política nacional y es lo que estamos esperando".
En síntesis, por torpezas del Gobierno y demoras injustificadas en la definición de medidas de auxilio para una actividad que agoniza, se encuentra en riesgo uno de los únicos logros de esta gestión, la paz institucional de la cadena, ganada en base a la confianza que fueron generando las estadísticas y reuniones oficiales en donde se le abrió la puerta del diálogo a todos los eslabones en estos últimos dos años. Nadie desea que todo vuelva a "foja cero" pero a la vez resulta entendible el portazo de los productores, que se sienten hastiados de ver que, luego de sucesivas reuniones de la cadena y el Gobierno, continúan sin cumplirse las promesas de financiamiento, el agobio impositivo y el aumento de los costos.

Se avecina una protesta
La grieta se va acentuando entre las entidades que representan a los productores. Mientras desde CRA, SRA y CONINAGRO se intenta contener a los productores socios que se desempeñan en economías regionales o de baja escala, desde FAA están convencidos que es momento de accionar gremialmente y manifestar el descontento creciente de las bases. 
Si bien las entidades de la Mesa de Enlace consiguieron que el presidente de la nación les prometiera que las retenciones "no volverán" y para el caso de la soja, "seguirán bajando hasta desaparecer", saben que no todo es agricultura en el país y que en el caso de las economías que se nutren de los granos como insumo de alimentación (cerdo, pollo, leche, carne), la situación continúa agravándose producto de la devaluación y la inflación incontenible. Sin embargo, salvo FAA que ya anunció para fin de julio una manifestación, nadie en público se atreve a tirar la primera piedra en contra del Gobierno.
En cambio, las Mesas de productores de Santa Fe y Córdoba ya anunciaron que se bajarán de las reuniones de la cadena y concretarán alguna medida de fuerza que "despierte a las autoridades" durante el mes de julio. Al cierre de esta edición, MEPROLSAFE, CAPROLEC y FAA mantenían reuniones organizativas para definir fecha, lugar y modalidad de una eventual protesta durante este mes.

El mercado, inestable como siempre
Encima, la referencia de precios a nivel mundial, Fonterra, no vislumbra expectativas positivas. El primer tender del mes de julio en la plataforma neozelandesa Global Dairy Trade, registró una baja del 5% en el índice general de precios, con una importante caída en el valor de la leche en polvo entera, el principal commodity que exporta Argentina.
En esta primera subasta de julio, la tonelada promedio de lácteos se ubicó en US$ 3.232, lo que significó la tercera baja consecutiva en lo que va del año. En tanto, la leche entera en polvo se derrumbó por quinta vez consecutiva en los últimos meses, y promedió los 2.905 US$/tn, perforando el piso de los 3.000 dólares con una fuerte caída del 7,3 %. También la leche descremada en polvo acusó una baja del 4,6 %, con un valor medio de 1.913 US$/tn.
Las señales del mercado mundial no parecen acompañar una esperanza de recuperación de los precios, aunque la fuerte devaluación argentina parece en parte compensar estas bajas, aunque aún el poder de compra de las industrias no se vea reflejado en un mejor precio al productor. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar