Nota publicada Edición Impresa "Agosto 2018"
Editorial

La recuperación vendrá otra vez de la mano del campo

Todos los años la gran feria anual que se realiza en Palermo organizada por la Sociedad Rural Argentina es la caja de resonancia del sector agropecuario donde se escuchan las distintas voces del campo. Por lo general el tinte político está presente y los reclamos pasan según como se encuentren las relaciones entre el Gobierno de turno, la Sociedad Rural y las restantes entidades que desde 2008 conformaron la denominada "Mesa de Enlace".
Las discrepancias existen, aún entre las entidades más representativas. Pero el retorno a la convivencia en un marco de armonía es lo quen predomina hoy.
La cuestión es que, una vez más, desde las tribunas del predio palermitano, se resalta y reconoce el poder del campo traducido en su capacidad para producir más volumen con más calidad y generar recursos al Estado a través de las exportaciones. "Somos los que generamos uno de cada tres empleos de la Nación, junto a los trabajadores rurales con quienes todas las mañanas salimos a hacer la tarea de construir la patria", resaltó el presidente de la SRA, Daniel Pellegrina en su discurso inaugural y de cierre.
Valoró la actual gestión de Gobierno que permitió recuperar el diálogo y "a desarmar el embrollo que teníamos en el comercio y la exportación de nuestros productos". Se refirió a la necesidad de mantener las mismas reglas de juego tanto para sembrar como para cosechar. Y también se refirió a la inflación como "la peor enfermedad económica" y dijo que "será una tarea de todos derrotar definitivamente este flagelo". Un párrafo significativo fue cuando dijo: "el campo no es formador de precios, tenemos que buscar en toda la cadenas (agroalimentarias) el por qué suben los precios y entender que hoy los impuestos son un eslabón más pesado de esa cadena. La presión tributaria es asfixiante y es consecuencia de un tamaño insoportable del Estado que no está adecuado a la realidad económica y productiva de nuestro país. Se debe reducir el gasto público en todos los niveles del Estado", acentuó.
En otro párrafo Pellegrina, tras mencionar el crecimiento de algunas producciones regionales, se refirió al caso de la producción de leche: "la lechería tiene un potencial enorme y debe encontrar el rumbo y asumir el desafío de crecer mirando a la exportación. Para eso es imperioso generar transparencia y competitividad en toda la cadena", puntualizó. Y en uno de los párrafos finales, el presidente de la SRA se refirió a los grandes desafíos y colocó "en primer lugar el de alimentar al mundo", aclarando que "más que un desafío es una responsabilidad, una vocación nacional", y completó diciendo: "de la mano del campo, Argentina también vuelve al mundo".
A su turno, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, quien representó al presidente que se encontraba en Sudáfrica saludó a la concurrencia leyendo el mensaje de Macri: "sigan cultivando la confianza, nunca pierdan esa energía que los impulsa de sol a sol. Porque estamos en el camino correcto y cuando el campo crece, crece la Argentina". Michetti aportó: si trabajamos juntos, siendo previsibles y confiables, las oportunidades empiezan a transformarse en realidad".
Los reclamos del sector agropecuario continúan siendo los mismos con la autoridad moral que proviene del esfuerzo constante para crecer en un país confiable. Lamentablemente por estos días los medios periodísticos están ocupados en difundir datos de lo que ha sido el más grande desfalco de la historia cometido al país, que es decir el robo más desmesurado ejecutado con los dineros públicos que son fruto, precisamente, del sacrificio y del trabajo de miles de argentinos que trabajan para producir y desarrollar el país. La corrupción tanto en lo público y privado debe ser combatida con firmeza porque no estimula a quien trabaja y emprende. La sociedad y sus instituciones deberán comprometerse muchísimo observando y auditando toda gestión de gobierno, nacional, provincial o municipal. Ningún funcionario debería ingresar a un Gobierno para transformarse en rico y poderoso en pocos años. Todos deben ser condenados moralmente y también por la justicia, reintegrando los bienes y dineros que son de todos los argentinos.
Si con el campo el país vuelve a recuperarse, también todos los sectores en su conjunto deberán trabajar con "la confianza" necesaria para no ser defraudados una vez más. Debe aparecer un punto de inflección en la historia que se cuente de aquí en más: "basta de corrupción". Esto significa ni más ni menos: cero complicidad en todos los rincones de la sociedad. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar