Nota publicada Edición Impresa "Agosto 2018"
Economía

Aquella madrugada inolvidable

Se cumplieron 10 años de aquel voto "no positivo" del vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, en el Senado para desempatar una reñida votación por la aprobación de la polémica y absurda "resolución 125", que pretendía saquear legalmente al campo con un impuesto ideado por un Gobierno de cuatreros, el de Cristina Kirchner.

Nervioso, temeroso y con una valentía cívica que se recuerda en el campo como una gesta inolvidable, Cobos le puso fin a una historia de cuatro meses de conflicto en todo el país: "la Presidenta de los argentinos me va a entender; la historia me juzgará, pero espero que esto se entienda; soy un hombre de familia como todos ustedes, con una responsabilidad en este caso; no puedo acompañar, y esto no significa que estoy traicionando a nadie; estoy actuando conforme a mis convicciones; que la historia me juzgue, pido perdón si me equivoco; mi voto no es positivo, mi voto es en contra". Eran las 4:25 am del 17 de julio de 2008.
Por primera vez el kirchnerismo, que gobernaba el país desde 2003 con absoluta impunidad y nepotismo, salía derrotado del Senado. Afuera, en las calles de Buenos Aires pero también en las ciudades más recónditas del interior del país, la ciudadanía que apoyó fervorosamente el reclamo del campo, festejó. Muchos celebraron la derrota propinada a un Gobierno autoritario, otros, el fin de un conflicto innecesario que laceró con sus esquirlas gran parte de las actividades económicas en las provincias, y lógicamente, los productores agrícolas y las familias rurales, sintieron el alivio por frenar aquella disparatada resolución, ideada por Martín Lousteau y Guillermo Moreno, en lo que pretendía ser el gran robo para la Corona.
Quienes estén leyendo esta revista, esta nota, saben al detalle lo que sucedió: cómo se gestó esta resolución nociva que llevaba las retenciones a niveles confiscatorios vergonzosos, inéditos, por lo que no nos pondremos a revisar esa trillada sucesión de hechos. Muchos de los que leen esta breve reseña hoy, fueron hace diez años protagonistas de cada uno de los capítulos que desembocaron en esa madrugada inolvidable, que culminó con las temblorosas palabras del presidente del Senado asignándole al sector agropecuario la importancia que merecía en la agenda política del país. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar