Nota publicada Edición Impresa "Agosto 2018"
Lechería

Quinto mes consecutivo de rentabilidad negativa

Los números oficiales revelan una prolongada crisis en los tambos. Las provincias intentan mostrar su compromiso con la actividad pero sin demasiadas herramientas. La reunión con el presidente abarcó demasiados temas urgentes y arrojó algunos alicientes.

No hace falta ahondar en comentarios o analizar profusamente cada indicador, para advertir que la crisis del eslabón primario es una realidad innegable. Pero para quien guste de los números, alcanza con ver y comparar los datos publicados por el INTA y el OCLA en los cuadros y gráficos que acompañan la sección lechera de esta edición.
Es cierto que el precio al productor sube, pero también lo hacen los costos, que ya se ubican por encima de los 7$/litro en todos los estratos promedios de los tambos del país (Cuadro 1). El valor de la materia prima corre por detrás con subas insuficientes, que se reflejan en la relación maíz/leche (Gráfico 1), el valor medido en dólares (Gráfico 2), y el aumento sideral de insumos, servicios y productos indispensables para producir (Cuadro 2). Lógicamente, se deprime el mercado de hacienda para tambo (Gráfico 3), más explicado por la falta de interés como por la calidad ofrecida luego de "un período de vacas flacas".
Gobierno e industria coinciden en anticipar que la leche de julio se pagará en un rango de 7,00 a 7, 20 $/litro aunque se supone que los costos volverán a estar por encima de este valor, dado que los cálculos de junio fueron sacados con un dólar de $26 y el promedio de julio se ubicó en $28 y con la divisa en ascenso. Cabe destacar que los costos en el tambo se encuentran dolarizados en un 82%, según estudios privados dentro de la propia cadena.

Provincias unidas
En Capital Federal, la ministra de la Producción de Santa Fe, Alicia Ciciliani, convocó a sus pares de Córdoba, Buenos Aires, Santiago del Estero, Entre Ríos y La Pampa, para analizar la situación del sector tambero, con el objetivo de delinear estrategias conjuntas que eviten el cierre de tambos y la consecuente afectación en cientos de pueblos del interior.
Para ello, invitaron a entidades del sector productivo como la MEPROLSAFE, CONINAGRO, FAA y las confederaciones provinciales de CRA, incluido su presidente, que durante el mes de julio volvió a reclamar enfáticamente un cambio de rumbo en la política lechera nacional que dirige Alejandro Sammartino.
La finalidad del encuentro fue conversar sobre propuestas para enfrentar la crisis que atraviesan los tambos y la necesidad de implementar políticas que permitan dotar de competitividad y un precio justo que evite el cierre de establecimientos y la pérdida de fuentes de trabajo.
Ciciliani manifestó a modo de conclusión que "existe la necesidad de realizar una síntesis de las propuestas que se presentaron para elevar a Nación y avanzar en políticas que permitan la transparencia de los mercados, la tipificación de la leche y los precios de referencia, pero avanzando en los problemas estructurales". Por su parte, el titular de la cartera de Agroindustria de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, manifestó que "tenemos la obligación de explorar todos los caminos posibles para ayudar a los productores a superar esta situación, empezando por llevar estas propuestas a la Mesa Nacional de Competitividad". En tanto, el ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, sostuvo que "la lechería es una producción regional que hay que cuidar a partir de una regulación por parte del Estado, porque está claro que los resultados hasta ahora no han sido los mejores y por eso necesitamos avanzar en una mirada distinta; creo definitivamente en la necesidad de darle jerarquía y fortaleza a la institucionalización de los mercados".
El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Dardo Chiesa, agradeció a la ministra de Santa Fe por haber convocado ya que "no es normal ni común que los referentes del sector agropecuario de seis provincias se reúnan a tratar un tema tan importante como este".
Desde la Mesa de Santa Fe, valoraron el encuentro pero señalaron que las soluciones llegarán cuando la Nación se decida a avanzar con instrumentos de regulación efectivos que permitan redistribuir la renta dentro de la cadena.

Una agenda cargada para Macri
Al cierre de esta edición, se concretó el pasado 2 de agosto un nuevo encuentro de la Mesa de Competitividad con el presidente de la Nación en Casa Rosada. 
Fue multitudinaria la presencia de funcionarios de diversas áreas y organismos, lo que dio cuenta de la importancia que el Gobierno le asignó al cónclave. 
Un día antes, los eslabones de la cadena junto a los funcionarios de Agroindustria habían acordado una frondosa agenda temática para no desperdiciar el tiempo con Mauricio Macri, entre los que figuraban temas de coyuntura, como la mejora en el acceso al crédito y el costo del financiamiento, la prórroga y diferimiento de vencimientos y un fondo de garantías, la disminución de cargas sociales y morigerar la presión fiscal, entre otros temas. También temas relacionados a los mercados; la necesidad de generar acciones desde el Estado para incrementar el consumo interno y mejorar la inserción en los mercados internacionales; y lo habitual que se reclama en torno al "largo plazo" (infraestructura rural y asistencia tecnológica) y continuar fortaleciendo las acciones de transparencia en la cadena, con la mira puesta en la institucionalización de un mercado a término para la leche.
Lo concreto es que la reunión con el presidente dejó algunas novedades. Se propusieron mejoras en el sistema de fiscalización existente, de la mano de la AFIP, y el SENASA, en un trabajo coordinado con las provincias; como así también desarrollar un código de buenas prácticas comerciales, con el apoyo de la Secretaría de Comercio. 
En la búsqueda de una mayor transparencia en las actividades de la cadena láctea se instó a la implementación del Remito electrónico, la posibilidad de instrumentar el sistema para descontar facturas como herramienta de financiamiento, facturas entre industrias y la validación de los datos de los laboratorios a fin de consolidar un sistema de pago por calidad y la construcción de Mercados a Término para dar previsibilidad a la actividad.
Por su parte, el Banco Nación presentó una nueva línea de financiamiento a productores tamberos para inversiones y capital de trabajo asociado por hasta $5 millones y con un plazo máximo de siete años. Esta línea posee dos particularidades: tiene modalidad UVA (con una reducción de la cuota inicial respecto del resto de las líneas en pesos) y es clave la participación de la usina, que actúa como “agente de retención” para el repago del préstamo, y asimismo da una referencia sobre la antigüedad y habitualidad del productor respecto de la entrega de leche a la usina. Estos son créditos que pueden ser a sola firma hasta cinco años, ampliándose a siete años utilizando la garantía de prenda sobre la hacienda. 
En relación al consumo interno, se dispuso generar acciones conjuntas con los Ministerios de Desarrollo Social y Salud. Y a nivel de comercio internacional serán prioridad los productos lácteos en las negociaciones bilaterales. 
Respecto a la infraestructura, fue solicitada la continuidad de mejoras en la red de caminos de acceso a los tambos y la conectividad en las zonas rurales.
Llamativamente, los representantes de productores que tomaron la palabra fueron dos referentes de la Mesa de Enlace (SRA, CRA) y uno de la Cuenca Oeste de Bs. As., nadie de las provincias de Córdoba y Santa Fe, que son las que más leche y tambos poseen. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar