Nota publicada Edición Impresa "Agosto 2018"
Instituciones

"El trabajo sucio no terminó, pero el horizonte es esperanzador"

El economista Miguel Kiguel brindó una disertación en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, en el marco del vigésimo aniversario del Centro de Estudios y Servicios. El plan económico del Gobierno, la contienda política de cara a las presidenciales del año próximo y el escenario que atraviesa el sector productivo, fueron algunos de los temas abordados ante un auditorio colmado.

Por Maximiliano Luján
Periodista de Nuestro Agro
mlujan@nuestroagro.com.ar

Con motivo del vigésimo aniversario del Centro de Estudios y Servicios que depende de la Bolsa de Comercio de Santa Fe (BCSF), el economista Miguel Kiguel brindó una disertación ante un auditorio colmado de empresarios y profesionales, ávidos por conocer las proyecciones y perspectivas económicas de uno de los especialistas más reconocidos en la materia a nivel nacional. Bajo el lema "Otra vez el FMI; otra vez el tipo de cambio, ¿y ahora qué?" la charla contempló el escenario actual y la incidencia en los sectores productivos. 
En diálogo con Nuestro Agro, invitado especialmente al evento, el economista dejó un mensaje optimista pese a la coyuntura: "el trabajo sucio no terminó, pero el horizonte es esperanzador". Al respecto, analizó: "el Gobierno tiene un plan muy razonable pero el verdadero desafío pasa por cumplirlo; el déficit fiscal se está reduciendo pero después está el déficit externo porque Argentina el año pasado gastó 32.000 millones de dólares más allá de sus ingresos y eso hay que corregir rápidamente". Además, señaló que la gran preocupación de los inversores internacionales radica en el déficit en la cuenta corriente y, según su visión, "hoy Argentina necesita más inversión que consumo".
El sector agroindustrial, a partir de su gran capacidad para generar divisas, tiene un rol preponderante en épocas de crisis. Así lo definió el experto: "es uno de los más eficientes y competitivos de Argentina e incluso han producido en momentos en los cuales se los castigaba por ejemplo con retenciones o un tipo de cambio atrasado". De todas maneras, remarcó que sectores como el automotriz podrían contribuir a la producción de dólares a través de la integración con Brasil y también ponderó al petrolero que "por ahora no genera divisas pero ha dejado de importar tanto y en unos años el país volverá a ser un exportador de gas".
De cara al segundo semestre, Kiguel se mostró escéptico y advirtió que los números de 2018 no serán alentadores porque "el segundo trimestre ha sido muy negativo, el tercero será también malo y resta saber qué pasará con el cuatro trimestre", aunque aclaró que será un año de recesión y nuevamente de caída en el producto. Sin embargo, el escenario sería distinto en 2019: "los números fiscales serán mejores, el déficit en las cuentas externas se achicará, estamos más cerca de ir a un crecimiento sostenible, pero no perdamos de vista que estamos en Argentina".

"No hay espacio para el populismo"
El panorama político no escapó al análisis realizado por Kiguel en la entrevista con Nuestro Agro. En efecto, remarcó que los inversores "están pendientes de lo que pueda ocurrir políticamente en Argentina". Para el economista, el escenario no es el mismo que reinaba hace unos meses luego del triunfo de Cambiemos a nivel nacional en las legislativas de octubre de 2017, incluso soslayó la posibilidad de una derrota. 
De todas maneras, expresó que el interrogante más importante pasa por un eventual regreso del "populismo" y allí fue contundente: "que vayamos a un gobierno muy intervencionista que atente contra el campo por ejemplo sería muy problemático para Argentina; el populismo se puede aplicar cuando hay dinero y en este momento el país no tiene".
Al respecto, indicó: "hoy tenemos déficit gemelos, pocas reservas, necesitamos endeudamiento para financiar el déficit fiscal y ese endeudamiento requiere que alguien nos preste dinero y para eso hay que tener credibilidad y confianza, y un gobierno con esas características no generaría eso; por eso insisto en que no hay espacio para el populismo en Argentina hoy".
Kiguel no escatimó elogios para el equipo económico del Gobierno nacional, al cual calificó como "muy competente", pero también reconoció "cierta descoordinación en la política económica" llevada a cabo. "Deben funcionar como equipo y creo que con Caputto en el Banco Central, Dujovne en Economía y Sica en Producción tenemos la base, pero los 'pingos' se ven en la cancha", manifestó.
Por último, se refirió a las tasas de interés y sin rodeos admitió: "se han ido al demonio". Sin embargo, resaltó que comenzaron a bajar y todo dependerá de la confianza financiera que logre el Gobierno porque Argentina "necesita tasas de interés que estén por encima de la inflación y no a los niveles actuales que son de emergencia". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar