Nota publicada Edición Impresa "Octubre 2018"
Mercado de Granos

Cuidar la semilla, la clave del rinde

En la actividad agrícola las semillas tienen una importancia fundamental y su cuidado y tratamiento influyen para que la producción sea exitosa. El consejo de Servicios Agrotécnicos sobre el primer eslabón en la cadena.

Aunque Servicios Agrotécnicos nació hace 20 años con un perfil dedicado a la producción agropecuaria, comercialización de insumos y asesoramiento comercial, desde hace dos años desarrollan una nueva faceta que los posiciona en un nuevo mercado. En la actualidad, la empresa es un auténtico semillero, donde se atiende el cuidado de las semillas para lograr un producto de calidad y potenciar el rendimiento de los cultivos.
Este nuevo mercado en el que se insertaron como empresa obliga a estudiar y analizar todos los factores – positivos y negativos – que puedan afectar a las semillas. 
En este sentido, el Ing. Maximiliano Finello, comentó: "el proceso de control de calidad comienza desde la siembra de la semilla original, donde nos enfocamos en garantizar la pureza varietal de la futura semilla. Durante el desarrollo del cultivo original, le prestamos mucha atención a las enfermedades que puedan afectar a la planta ya que muchas veces permanecen en la semilla y afectan el poder germinativo futuro, realizamos análisis de patógenos para conocer los fungicidas necesarios, controlarlos mediante el curasemilla en la siembra y durante el desarrollo".

Control permanente
Entre los factores que pueden afectar también la calidad de las semillas, especialmente de la soja, están las plagas que aparecen en el final del ciclo del cultivo. "En la producción de semillas el control de plagas insectiles durante el llenado de granos y maduración debe realizarse teniendo en cuenta no solo la pérdida de rendimiento, sino también la disminución del poder germinativo que puede generar", expresó el Ing. Agrónomo Emiliano Giordano, miembro de Servicios Agrotécnicos. La más frecuente es la chinche, con distintos niveles potenciales de daño y afectación durante el ciclo en que se desarrolla la semilla. "Somos muy rigurosos durante el monitoreo del cultivo, llenado de granos para así tomar las mejores decisiones de manejo de las mismas", agregó el técnico. 
El monitoreo continúa durante la cosecha, ya que en ese lapso puede mejorar o empeorar la calidad de la semilla. Para evitar el daño, Giordano comentó que se debe tener en cuenta la humedad del grano para que la cosechadora y la tolva no lo dañen. En el caso de que una situación así se presente, para evaluar el daño mecánico en la semilla se realiza un test de hipoclorito, el cual es fácil y rápido para corregir lo necesario. "Luego de la cosecha la semilla se almacena hasta el momento del procesamiento; se realiza el análisis de poder germinativo y mediante un conteo anticipado de plántulas se evalúa el vigor, que es un indicador que permite conocer cómo se comportará la semilla ante alguna situación de estrés", detalló el Ing. de Servicios Agrotécnicos. La última etapa es la del procesamiento y clasificación donde se limpia y uniforma tamaño de la semilla garantizándose su pureza y calidad, en este punto es importante generar la menor cantidad de impacto posible sobre los granos. 
"Por eso desde Servicios Agrotécnicos consideramos que la semilla es el punto de partida de cada ciclo agrícola y en ello ponemos todo el esfuerzo para que el productor reciba un producto de calidad y con el mejor asesoramiento", explicó Giordano. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar