Nota publicada Edición Impresa "Marzo 2019"
Mercado Ganadero

Grieta en la cadena por el peso mínimo de faena

Grieta en la cadena por el peso mínimo de faena

La Secretaría de Agroindustria redujo el kilaje fijado para las hembras y despertó la polémica entre distintos referentes del sector. ¿Qué posición tomó el sector feedlotero?

A través de la Resolución 74/2019, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación modificó el peso mínimo de faena de animales bovinos hembras fijándolo en 140 kgr/c/h. La reglamentación, publicada en el Boletín Oficial a comienzos de marzo, generó un cortocircuito importante en la cadena. De un lado están quienes consideran acertada la medida, mientras que del otro se encuentra aquellos que la califican de "temeraria" y que vaticinan consecuencias graves en el corto plazo. 
Desde el Gobierno adujeron que, por razones biológicas, la conversión de alimentos a carne es menos eficiente en las hembras que en los machos y que esta característica "hace imprescindible en el engorde de hembras cumplir con ciertas prácticas productivas y de alimentación sin las cuales se producen inadecuadas relaciones músculo/grasa tanto en la grasa de cobertura como intersticial". "Esas prácticas -indicó un comunicado de Agroindustria- introducen un costo adicional en la producción de hembras en relación a la de los machos".
Además, afirman 'que no afecta la producción global de carnes, ya que "genera una mejora en la rentabilidad por mejor aprovechamiento de la eficiencia de conversión y una disminución de la necesidad de traslados de hacienda en diversas zonas ganaderas". Al respecto, el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Etchevehere explicó "que hay zonas de la Argentina que por la manera del sistema productivo hacen inviable la terminación de las hembras en los tiempos y manejos productivos que los machos para alcanzar el mismo peso; por ello fue pertinente esta medida, para que la producción de hembras encuentre oportunidades de abastecimiento de los mercados en condiciones económicas razonables".
La normativa exceptúa a los animales bovinos machos y hembras a las que, por razones sanitarias o nutricionales, les resulte imposible alcanzar el peso establecido precedentemente, siempre y cuando su destino comercial sea conserva y/o manufactura y/o chacinados, lo que deberá surgir de la documentación de traslado, faena y comercialización correspondiente.
Por otra parte, la resolución establece que no se considerará infracción si hasta un 10 % de las reses que componen la tropa se encuentra por debajo de los pesos mínimos establecidos anteriormente. En caso que se supere ese porcentaje, sólo se considerará en infracción la cantidad de reses que sobrepase el porcentaje de tolerancia establecido.

Voces a favor
Sociedad Rural Argentina (SRA) y la Federación de Industrias Frigoríficas de la República Argentina (FIFRA) fueron las dos entidades que destacaron la medida adoptada por el Gobierno. 
Desde la entidad ruralista, presidida por Daniel Pelegrina, indicaron que se trata de "una medida en el sentido correcto que le permite al criador percibir un mejor precio para sus terneras". Y agregaron: "para abastecer a los mercados internacionales que demandan la producción de novillos pesados, creemos que el mayor peso de faena debe procurarse a través de incentivos de mercado y no de penalidades, por lo que abogamos por la ausencia total de restricciones o intervenciones por parte del Estado en esta cuestión".
Por su parte, FIFRA aseguró que "existen sobradas razones técnicas de índoles biológica, regiones productivas, razas de hacienda, disponibilidad de alimentos, económicas y financieras", que determinan que el peso mínimo de faena debe ser diferente para machos y hembras. Para graficar su posición, señalaron que la composición de las categorías de faena de los últimos cinco años está compuesta por un 60% de categorías livianas (teneros, novillitos y vaquillonas) y de ese guarismo, el 15% está representado por terneras. 
En ese sentido, la Federación explicó: "esto significa que el sector productor tiene que vender con destino a faena aproximadamente dos millones de terneras por año, y, con la vigencia de un peso mínimo de 300 kilogramos, debían soportar en el precio un castigo por la ineficiencia de conversión de ese animal, respecto del macho".
Por último, desde la entidad apuntaron contra aquellos detractores de la medida: "esta decisión no ocasiona una menor producción de carne como algunos intentan hacer creer; por el contrario, permite que muchos teneros vayan a la producción de novillos porque el consumo estará suficientemente abastecido", cerró Fifra.

Férreo rechazo
La resolución 74/2019 también generó rechazos contundentes. Una de las entidades más críticas fue la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), que calificó de "irresponsable" que la Secretaría de Agroindustria resuelva bajar el peso de faena de hembras "para que algunos, muy pocos, hagan un negocio financiero con la vaquillona cada vez más liviana a expensas del resto de la cadena".
Para la entidad que preside el Ing. Miguel Schiariti, la pretensión del presidente Macri de que Argentina se convierta en el supermercado del mundo "se va a dar de bruces con una realidad insoslayable porque menos hembras y cada vez más livianas equivalen a menos kilos de carne en el futuro" y se traducen "en menos kilos para la industria y los consumidores argentinos, y en menos kilos de carne para suplir la demanda exportadora".
Teniendo en cuenta las características particulares de una actividad de largo plazo, porque "la hacienda y la carne no se pueden fabricar de un día para el otro", desde CICCRA proyectan un faltante de 500.000 terneros para el año próximo, "cuando se verán los efectos de la política ganadera aplicada ahora por Agroindustria, traducidas en freno de la producción y las exportaciones y aumento de precio para los consumidores locales".
La Cámara Argentina de Feedlot (CAF) rechazó la decisión de Agroindustria y puso el foco en el plazo de su puesta en vigencia, fijado para el 15 de abril. "Modificará gravemente el régimen actual de comercialización de hacienda sin permitir la ventana adecuada que contemple la salida a faena de las terneras hembras que se encuentran actualmente en proceso de engorde y recría", indicó la entidad en un comunicado. 
Y explicaron: "es decir que todos aquellos productores que apostaron por una ganadería eficiente con foco en una mayor producción de carne y al crecimiento de la exportación que este Gobierno promovió desde el primer día, ven que sus proyectos productivos deben desactivarse en tan solo 40 días (pasturas, verdeos, recrías a corral, recrías en silos de autoconsumo, etc.)". 
Para la CAF, que realizó una encuesta que exhibe la postura de sus socios respecto al tema (ver Gráfico), "esta situación producirá en los meses de abril y mayo una sobreoferta por superposición de categorías de terneras gordas que traerá la baja en los precios que se reflejará en una caída del precio de compra de la invernada motivada por un menor poder de compra del engordador (pastoril o a corral)". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar