Nota publicada Edición Impresa "Marzo 2019"
Mercado de Granos

La cadena sojera planteó sus problemas ante Macri

El presidente de la Nación encabezó la primera reunión de la Mesa de Industrialización de la Soja, que contó con la presencia de funcionarios y numerosos actores del sector.

El presidente Mauricio Macri encabezó la primera reunión de la Mesa de Industrialización de la Soja que convocó a funcionarios del Gobierno y representantes de cámaras, empresas y sindicatos de ese sector productivo. El encuentro se realizó a fines de febrero en la localidad santafesina de Timbúes, en las instalaciones de la planta sojera Renova ubicada a unos 35 kilómetros de la ciudad de Rosario.
El objetivo principal de la reunión fue el de establecer una agenda de trabajo coordinado con todos los actores que impulsan la competitividad de la cadena, con eje en la productividad, los mercados interno y externo y la logística.
El mandatario estuvo acompañado por el gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz; el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica, de Transporte Guillermo Dietrich y el secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere. En representación de la cadena estuvieron presentes las cuatro entidades gremiales de productores (Sociedad Rural Argentina, CRA, Coninagro y Federación Agraria), las bolsas de Cereales de Buenos Aires y Córdoba, la Bolsa de Comercio de Rosario, la Asociación de la Cadena de la Soja (ACSOJA), la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA - CEC), CARBIO (Cámara de Biocombustibles), CPPC (Cámara de Puertos Privados Comerciales) y ASA (Asociación Semilleros Argentinos), entre otras.
Uno de los asuntos relevantes fue la situación de la industria de molienda de soja que, con una capacidad ociosa proyectada para este año del 46%, atraviesa un complejo escenario por las fuertes caídas en el procesamiento debido a la primarización de exportaciones por mayores ventas de poroto de soja y por la mayor carga tributaria que castiga la industrialización en el país pero favorece la exportación de poroto de soja.
En ese sentido, surgió el compromiso del Gobierno de evaluar los impactos fiscales con los ministros correspondientes del gabinete nacional de reducir de $ 4 a $ 3 el adicional en los derechos de exportación que pesa sobre el aceite y la harina de soja solamente.
“Estamos entusiasmados con el hecho de que el presidente de la Nación tomó nota del tema porque entiende que hay una distorsión impositiva y abrió la perspectiva de analizar con los ministros una solución que nos permita recuperar el espacio perdido en materia de exportación con valor agregado,” indicó el presidente de CIARA y CEC, Gustavo Idígoras.

Reclamos del sector agroexportador
Durante el encuentro, los portavoces sectoriales enfatizaron que como consecuencia de la combinación de las medidas aplicadas, en la campaña que finaliza (2018/19) se calcula un menor ingreso de divisas de 1.600 millones de dólares por la menor exportación de aceite y harina de soja (éste último es el primer producto exportado por el país, que el año pasado posibilitó la venta al exterior por 9.197 millones de dólares, equivalentes a casi el 15% del total de las exportaciones de la Argentina), mientras que para la nueva compaña (2019/20) se proyectaba una reducción en el ingreso de divisas por 2.700 millones de dólares.
Desde CIARA – CEC informaron que en el mes de diciembre se exportaron 860.000 toneladas de soja mientras que en años anteriores sólo se exportaba 36.000 toneladas.‘’Esta situación afecta también al mercado interno dado que la disminuida industrialización de la soja perjudica a los más de 77.000 productores que en todo el país cultivan la oleaginosa ya que provoca pérdida de precio (decrece el rol de la industria como el primer comprador de soja en la Argentina), también los expone a mayores exigencias de calidad en el grano por el principal importador (China), lo que no ocurre con la industria;  y adicionalmente ya no pueden colocar el grano de soja fuera de la temporada de cosecha’’, explicaron en un comunicado.
En relación con al interés de China por importar harina de soja de Argentina por primera vez en la historia, anunciada por el Presidente de la Nación, "se evaluó realizar una nueva misión al país asiático para terminar de acceder a ese mercado y poder proveerles una parte de los 70 millones de toneladas de ese producto que importa por año". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar