Nota publicada Edición Impresa "Abril 2019"
Editorial

Que el INTA no pierda sus objetivos

Cada tanto con los cambios de Gobierno, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) suele ser afectado por distintos sacudones respondiendo al "humor" de los funcionarios de turno. En la década de los '90 (1996) durante la gestión del presidente Carlos Menem y del ex ministro de economía Domingo Cavallo, se pretendió privatizar el INTA sacándole su autoarquía institucional. El revuelo fue grande y la mayoría de las institiuciones y organizaciones de productores y científicas se expresaron en forma contundente a favor de su continuidad. Posteriormente se atravesó por algunos años de retroceso y desinversión y con la llegada de los Kirschner se le respetaron los recursos genuinos establecidos por Ley, además de un estímulo extra que terminó con el arribo de tropas de La Cámpora, hecho tremendamente nefasto que terminó frenando proyectos y desalentando a los profesionales de carrera. En pocas palabras y como vulgarmente se dice, se tiró manteca al techo y no en pocos casos se hicieron obras innecesarias en algunas estaciones que finalmente no se utilizaron. Es decir, se utilizaron mal los recursos. ¿Por qué razones? Simplemente porque se politizó la plantilla de personal desde la cabeza hacia abajo. 
Y cual péndulo, hubo un cambio político y ahora llegó el achique, en principio razonable para volver a encarrilar a la institución en su desempeño específico. Las primeras reacciones las impulsa el gremio APINTA, que habla de despidos indiscriminados y un vaciamiento que podría tumbar a la institución.  Es cierto que en una mayoría de las estaciones de INTA se observa una marcada inactividad, tal el caso de la EEA Rafaela. Pero hay razones.
Para conocer en detalles cuál es la realidad del INTA a nivel nacional, Nuestro Agro se contactó con el actual presidente, Ing. Juan Balbín, un funcionario que ya lleva dos años de gestión y que proviene de la actividad privada, más precisamente de AACREA. El resultado de la entrevista puede leerse en las páginas 34 y 35 de la presente edición. EL funcionario desmiente sobre que no hay achicamiento estructural de la entidad, reconoce que se encontró con una excesiva plantilla de personal jerárquico con un total de 7.700 agentes. Esa cifra se ha reducido en 700 personas por retiros voluntarios o por jubilaciones, puestos que no son reemplazados. También admite que se ha puesto en marcha un plan de economía de guerra que no afectará la marcha de INTA. Todos los proyectos que estaban en desarrollo finalizaron el año pasado y actualmente se trabaja en la aprobación de nuevos proyectos otorgando prioridades a los que son de mayor interés científico y para los que se asignarán los recursos necesarios. Pero la austeridad predominará.
Mientras no esté en juego la institución como tal, creada como organismo descentralizado y autárquico del Estado Nacional por el Decreto-Ley Nº21680/56, dependiendo de la ahora Secretaría de Agroindustria, no deja de ser saludable que se sacuda un poco el árbol, que se encare un saneamiento razonable despolitizando la gestión que debe ser estrictamente científico-académica y cumplir con su finalidad de difundir y hacer extensión hacia todo el sector –productores, profesionales, entidades afines- aportando nuevos conocimientos como resultado de su investigación y experimentación.
Claramente la Institución tiene un compromiso con la sociedad respondiendo a un marco de políticas públicas  que se trasmiten a través de su Consejo Directivo a nivel nacional y los Consejos de Centros Regionales y de Investigación diseminados en todo el país. Dicho Consejo se compone por una representación oficial con presencia de Agroindustria, con siete vocales representantes de organizaciones como AACREA, CONINAGRO, Socidedad Rural Argentina, CRA, Federación Agraria Argentina, Facultades de Agronomía de Universidades Nacionales y de la rama de Veterinaria, entre las más destacadas.
La dinámica actual de los procesos que contribuyen al desarrollo sostenible interpela permanentemente a las instituciones y sus propias culturas forjadas a lo largo de sus historias. Por ello, una institución como el INTA, con fuerte reconocimiento social y compromiso con el desarrollo del país requiere de lineamientos estratégicos para gestionar la innovación en el Sistema Agropecuario, Agroalimentario y Agroindustrial en todo el territorio nacional. Planificar y monitorear la generación del conocimiento, su transferencia y el aprendizaje a partir de nuevas tecnologías, debe permitir dar respuestas a las demandas de la sociedad. 
El acento debe apuntar a una agenda de investigación y extensión sobre las grandes tendencias contemporáneas no sólo vinculadas a los desafíos de estar un paso adelante en lo estrictamente técnico-científico, sino avanzar en temas cruciales que ya están instalados en el mundo: el cambio climático, la salud de los ecosistemas, la producción sostenible y las demandas de los mercados, la provisión de alimentos de calidad y las oportunidades derivadas de la bioindustria, entre otros. Y como necesidad puntual, informatizar a la entidad y trabajar en redes para una efectiva comunicación, desde el fortalecimiento de la cultura digital a fin de gestionar efectivamente la información y comunicación, desarrollando la capacidad para transformar el crecimiento exponencial de datos en información y ésta en gestión del conocimiento, como visión estratégica.
Hay que decir también que el INTA debe poner mayor énfasis en promocionar y estimular una alta capacitación de sus cuadros profesionales que deben interactuar a nivel nacional e internacional con otros centros de investigación, preocupados por una mejor producción de alimentos dado la creciente demanda mundial. Argentina tiene suficientes recursos humanos que merecen ser empoderados. Por lo tanto, cabe esperar de INTA muchísimas novedades como resultado de su compromiso científico con la sociedad. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar