Nota publicada Edición Impresa "Abril 2019"
Mercado Ganadero

La faena de hembras rememora los peores años

Mientras la batalla por la reducción del peso mínimo sigue generando fuertes críticas, el primer trimestre dejó una cifra alarmante. ¿Por qué corre peligro el stock?

Desde fines del año pasado, el nivel de faena de hembras comenzó a preocupar al sector. La tracción de China y la complicada realidad financiera que atraviesan muchos productores, incidieron para que en el primer trimestre de 2019 la cifra se ubique en el 48,2%, según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA). 
El dato resulta llamativo sobre todo teniendo en cuenta que se asemeja a los porcentajes registrados en 2008 – 2009, años en los cuales la liquidación de vientres fue atroz a partir de una sequía histórica que afectó a las principales regiones ganaderas. "La creciente demanda china (que ya representa más del 60% del total exportador desde Argentina y el elevadísimo costo del dinero producto de la política económica en marcha, lleva a los productores a financiarse en última instancia con la venta de animales como vacas y vaquillonas", explicaron desde la entidad.
Distintos eslabones de la cadena advierten que el escenario, lejos de ser el ideal, genera cierta intranquilidad en tiempos donde el peso mínimo vuelve a estar en la agenda, generando fuertes diferencias con el Gobierno nacional. La medida, que debe entrar en vigencia el 15 de abril, fue muy criticada por CICCRA a punto tal que su presidente, Miguel Schiariti, presentó un amparo judicial para impedir que comience a regir.
"De ponerse en funcionamiento esta iniciativa, me parece que en 45 o 60 días vamos a tener un puré de oferta de hembras y entre las terneras livianas de 250 kg y las vaquillonas que están hoy en un feedlot, vamos a tener una oferta impresionante de hembras que provocará una fuerte caída en los precios", afirmó el empresario. Y vaticinó: "si tenemos en cuenta la faena de hembras en marzo [48,9% del total], con valores muy cercanos a lo que ocurrió en febrero, el año que viene vamos a tener unos 450.000 terneros menos y esto sin ninguna duda afectará la producción de 2020".

"Fue por una realidad biológica, no ideológica"
Desde el Gobierno fueron pocas las respuestas otorgadas ante los embates de varios sectores por la medida en cuestión. Una de ellas estuvo a cargo del secretario de Gobierno de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, que aseguró que "el peso mínimo de faena fue una medida pedida por sectores de la industria cárnica, que se debate hace muchos meses en la Mesa de Ganados y Carnes".
Al respecto, reconoció que había dos posturas opuestas, donde unos querían aumentar el mínimo de faena y otros que fuera libre o bajarlo a cero para que el productor vendiera en el momento de mayor conveniencia.
Por eso, explicó: "tuvimos que tomar una decisión en función de una realidad biológica y no ideológica; los 30 o 40 kilos para pasar los 300 eran caros e ineficientes porque le dabas de comer a una ternera que ya estaba terminada y porque el carnicero una vez faenado, le sacaba la grasa". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar