Nota publicada Edición Impresa "Diciembre 2019"
Mercado de Granos

El último mensaje de Macri al campo

Desde el Centro Cultural Kirchner, curiosamente elegido el lugar, el entonces presidente Mauricio Macri dirigió su último discurso hacia el sector productivo, en el que llamó a mantener las políticas para el agro impulsadas desde su Gobierno: "el supermercado del mundo recién comienza", dijo y sugirió para el próximo Gobierno que "se deberían mantener las políticas favorables para el agro". Obviamente, suena a una frase vacía, ya que es sólo una expresión ingenua de deseo, que no tendrá asidero en la realidad y que no depende en absoluto de nadie más que de Alberto Fernández.
También dijo que "se puede combinar la mesa de los argentinos con la exportación" y destacó el rol de los productores como "inversores seriales". Otra vez, traspola cosas que él mismo no supo conseguir durante su gestión, ya que el consumo interno de alimentos básicos como panificados, lácteos y carnes, entre otros, cayó drásticamente en contraposición a las exportaciones de algunos rubros puntuales. No necesariamente son mercados opuestos pero claramente la crisis macroeconómica del país, nunca pudo igualar las demandas.
"Los estadounidenses dicen que si no está roto, no hay que arreglarlo. Cuando las cosas funcionan, hay que continuar de la misma manera. Esto (por el campo) funciona, se está haciendo bien. Las curvas de crecimiento son entusiasmantes y alentadoras", expresó el mandatario. Sin embargo, a excepción de los granos y algunos otros rubros menores, las producciones agropecuarias no crecieron como se esperaba y puntualmente el censo nacional agropecuario de cuenta de ello, tanto en ganadería como en lechería y la mayoría de las economías regionales.
Volviendo al discurso, Macri puntualizó que en los últimos años se pudieron abrir más de 230 mercados internacionales, y que "el supermercado del mundo recién comienza". Si bien en este punto es notoria la apertura argentina, también es cierto que no se pudo avanzar demasiado en el agregado de valor y la exportación de productos más elaborados de la producción primaria, y de manera muy particular, sólo fue el mercado chino el que creció considerablemente durante su gestión.
El entonces presidente quiso mostrarse como un eventual líder opositor y captar la voluntad del sector, cuando envió un mensaje a los productores de no adoptar una postura confrontativa ante el nuevo Gobierno, y mantener el diálogo. "Vayan con predisposición a dialogar con las nuevas autoridades; no hay que parar la máquina que se puso en marcha, por este camino va a haber más empleo, desarrollo", indicó. Nuevamente, en esta sugerencia no hay nada objetivo que él pueda aportar, ya que el mantenimiento del diálogo no depende de la voluntad de los dirigentes del campo, que siempre se mostraron urgidos por consensuar medidas, sino del presidente electo y su staff económico.
En fin, el último mensaje de Macri hacia el campo, si bien agradeció el aporte de las cosechas récord para la economía nacional, sonó inconsistente y cargado de deseos candorosos, que no le aportan demasiadas herramientas para afrontar lo que viene, al ya esquilmado sector productivo del interior. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar